Carrera 45 N° 114-78 Ed. Espectrum - Of. 101 Bogotá-Colombia
(571)3003279

Tratamiento Farmacológico

beneficios-para-el-medico1

Desde que sucede la primera crisis epiléptica, es importante intentar conocer la causa que la ha desencadenado, ya que el tratamiento del origen de la crisis tiene prioridad sobre los síntomas. En ese sentido, generalmente, la terapia va a depender del tipo de epilepsia de que se trate y de las posibles enfermedades que ya tenga el paciente.

Tratamiento antiepiléptico individualizado

Es frecuente que con un medicamento antiepiléptico se pueda suprimir una crisis, aunque a veces se necesita un segundo fármaco para reemplazar al primero e, incluso utilizar dos o más al mismo tiempo.

En la actualidad, los profesionales médicos no son capaces de predecir qué medicamento puede funcionar mejor en cada paciente, por tanto, la elección del antiepiléptico debe ser totalmente individualizada teniendo varias consideraciones presentes:

  • El perfil de seguridad y tolerabilidad del medicamento
  • Los posibles efectos secundarios
  • Las enfermedades concomitantes que tenga el paciente
  • Y otros factores que pueden influir en el tratamiento.
  • En definitiva, será el neurólogo quien – tras conocer toda la historia del paciente – decida la terapia antiepiléptica más adecuaday ajuste la dosis para que tenga el efecto deseado, aunque conviene que el paciente conozca los criterios que le han llevado a elegir dicho tratamiento, así como las posibles alternativas con las que cuenta.
  • En la práctica clínica lo más habitual, en el tratamiento de la epilepsia, es empezar con un medicamento a dosis bajas e irla aumentando en las siguientes semanas, en función del efecto que vaya produciendo en el paciente. El objetivo es que el paciente esté libre de crisis(prevenirlas y reducir su frecuencia e intensidad), que tolere bien el medicamento (evitando los efectos secundarios) y que mejore su calidad de vida.
  • En cualquier caso, es fundamental que el paciente siga las instrucciones del médico a la hora de tomar la medicación para conseguir una adherencia terapéutica y una mejoría de su calidad de vida.

Medicamentos antiepilépticos

  • Hoy en día contamos con tres generaciones de medicamentos antiepilépticos de diferentes mecanismos de acción y eficacia. Los más modernos son comparables en eficaciay tienen menos efectos adversos que los de generaciones anteriores, además de ser bien tolerados por los niños.
  • En cualquier caso, se deben vigilar posibles efectos en la piel, en el sueño, en el apetito… y, en caso de aparecer, consultarlo con el especialista.
  • Al margen de la ‘generación’ a la que pertenecen, los antiepilépticosse dividen en grupos según su mecanismo de acción: algunos son efectivos para un cierto tipo de canales nerviosos, y otros tienen un efecto combinado en varios procesos a la vez. Por lo tanto, la terapia exitosa se basa, principalmente, en el diagnóstico correcto y la clasificación del tipo de epilepsia.

Efectos secundarios del tratamiento

  • Es importante tener presente que todos los medicamentos tienen efectos secundarios, aunque no tienen por qué aparecer en todos los pacientes. En el caso de la epilepsia, estos efectos indeseados suelen aparecer a medida que se va aumentando la dosis de los antiepilépticos.
  • La mayoría de los pacientes toleran bien la medicación, si bien es cierto que algunos medicamentos tienen más sentido para algunos grupos de edad o sexo que para otros, sobretodo en el caso de los jóvenes.

 

Agradecimientos y referencias:
Agradecemos los contenidos cedidos por UCBCares® quien nos permitió el uso de sus materiales los cuales fueron modificados de acuerdo con la situación colombiana de la epilepsia. Fundación del Cerebro. Sociedad Española de Neurología (SEN). Remisión a largo plazo de la epilepsia en la infancia: estudio prospectivo. J. Ramos-Lizana, E. Cassinello-García, M. Vázquez-López, M.L. Carrasco-Marina, A. Muñoz-Hoyos, M. Martín-González. Lizcano LA. Mujer y Epilepsia. En: Medina Malo C. Epilepsia, aspectos clínicos y psicosociales, Editorial Médica Panamericana, 2004.

Leave a reply